UNA MIRADA INOCENTE

 

A lo largo de la historia, cuando comienza una guerra, los niños se convierten en víctimas y protagonistas del conflicto. Cuentan en imágenes lo que sienten; lo hacen con lápiz y papel mediante el lenguaje más sencillo y plástico que han tenido todos los niños y niñas del mundo: el dibujo.

EL CONTEXTO HISTÓRICO

 

Julio de 1936, los generales rebeldes se han sublevado contra el gobierno legítimo de la II República. Acaba de comenzar la guerra civil en España. Sin saber por qué, miles de niños se ven envueltos en el terror de un conflicto que va a prolongarse por tres años. Bombardeos, evacuación, exilio…

 

Lejos de los frentes de lucha, en las colonias, dibujan. Los dibujos son una terapia al convertirse en el desahogo de sus emociones por el impacto psicológico de la guerra.

POR QUÉ ESTA EXPOSICIÓN, POR QUÉ AHORA

 

Durante la guerra, varias exposiciones de dibujos ven la luz en España y en otros países para concienciar a la opinión pública internacional y conseguir fondos. Su objetivo no es otro que del mantenimiento de las colonias y la protección de los menores.

 

Hoy recuperamos esas exposiciones, es nuestra manera de recuperar la Memoria Histórica. Los dibujos que se exponen son todavía poco conocidos y constituyen uno de los documentos gráficos más valiosos de aquella época. Pero estos dibujos son mucho más que eso, son también la mejor manera de acercar a nuestros jóvenes a la tragedia de la guerra civil y de hacerlos empatizar con aquellos que la vivieron.

 

LA EXPOSICIÓN: TRES PERSPECTIVAS DE UN MISMO DRAMA

 

La exposición se estructura en tres bloques: "la guerra", "la evacuación" y "las colonias". Cada bloque se trabaja a partir de una serie de dibujos que reflejan la experiencia de los niños que los pintaron. Te invitamos a que conozcas mejor estos hechos de nuestro pasado: